La malagueña

La malagueña

 

“No te cases con ella

que esta besada,

que la besó su amante

cuando la amaba”

(Soledad Bravo, Malagueña)

 

No te cases con ella, no,

que la besó el que parte,

el soldado en la guardia,

en el cielo un ángel,

que la besó el señor de las corbatas

y el que vende la harina y el vinagre,

la besó el obispo, dos gentiles

y un perro que no tiene quien le ladre,

que la besó la noche, ya desnuda,

y en el alma le hundió una luna de hambre,

de azogue, de cenizas, de hojarasca,

de sueños y de envidias y de sangre,

no te cases con ella, que no tiene

más besos porque no tiene más madre,

más boca que la una que maldice

tu nombre cuando no es suya tu carne

ni suyo el algodón de tus caricias,

ni suyo el par de anillos de tus padres,

ni el coche que reluce en la alcaldía

cuando pasas por ella cada tarde,

ni el oro de tu casa ni las perlas

de tus dientes cuando están para besarle,

para morder ese, su cuello diamantino,

y adelgazar su piel con el volcán del aire

que respiras y exhalas, cuando a solas

es tuya sólo porque no hay a esa hora nadie,

que no te amó ni te ama, que no ha amado

sino al mejor postor de cada calle,

al que tenga gallinas, folletines

o un programa de radio o dos pasajes,

al que por bella se lo entrega todo,

sea la fama, la fortuna, sea el arte,

sea el pan con cebolla del mendigo

o la luna conquistada por quien sabe,

no te cases con ella, que es casada

y su marido también quiere que con él te cases,

no te cases, que tiene tantos hijos

que no logra saber de tanto padres,

que si es ciego el amor y así te ciegas,

no es ciego el porvenir y se hace aire,

se hace humo si te casas con ella

y tú, menos que el humo en el desastre,

no te cases con ella, soy el cura

y también pasó conmigo alguna tarde,

devuelve las sortijas, el abono,

deshazte de testigos y compadres,

vete a la mar, que cuando la he perdido

menos que el mar lloré, pero de sangre,

menos que amor perdí, pero he sentido

que hubiera dado más por conquistarle,

luego volví, aquí estoy, buen hijo mío,

no te cases con ella, que ella es tu madre.

 

http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

 

26 03 15

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar